Los laxantes son adictivos

Muchas personas encuentran en los laxantes una manera de mantenerse delgadas y van volviéndose adictas a ese tipo de medicinas. La adicción a los laxantes comienza poco a poco hasta llegar a un punto en que no se puede vivir sin ellos, ya que además de ser una adicción a sus componentes también viene acompañada de un problema alimenticio, en este caso la bulimia o la anorexia y la constante preocupación por perder peso.

Los laxantes se comienzan a ingerir para “purgar el cuerpo”, haciendo a una persona ir al baño de dos a seis veces al día y eso trae consecuencias graves al organismo.

Los adictos a los laxantes obtienen bienestar al “no sentir nada en el estómago”, les genera tranquilidad el saber que todo lo que han ingerido en poco tiempo será desechado por su cuerpo, así que como toda adicción es un círculo vicioso sin fin.

La adicción trae consigo vómitos provocados y gastroenteritis severa que genera un dolor insoportable en el estómago. Está comprobado que la adicción a los laxantes viene del Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), por lo que no sólo daña la salud física, sino también la salud mental; la ingesta excesiva de laxantes hace sentir que se tiene el control total sobre el cuerpo para “no engordar”.

Los daños físicos además de la gastroenteritis son incontables, porque al ingerirlos constantemente pueden provocar problemas cardiacos, cólicos severos, baja de potasio, deshidratación, alteraciones musculares o huesos débiles, se convierte en un círculo vicioso porque el cuerpo se acostumbra tanto que sin ellos la evacuación cuesta demasiado y seguirlos tomando es la salida fácil; el problema es que el acceso a los laxantes es sencillo y de bajo costo además de no generar una consciencia abierta sobre todo lo que pueden generar en el cuerpo.

Cuando se ha identificado la adicción a los laxantes, lo mejor es acudir con un experto para tratar tanto los problemas de nutrición, de salud física y emocional, esta adicción es más común de lo que se podría pensar. Generar conciencia sobre el TCA y el daño que provocan los laxantes es una buena estrategia para evitar su consumo desmedido, de igual manera los expertos consideran que su venta debe tener más restricciones para consumirlos cuándo realmente sea necesario.

Referencia: 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s