La peligrosa adicción a las máquinas tragamonedas

Las máquinas tragamonedas no sólo están en los casinos, incluso están en las calles y cerca de los niños, pero se están volviendo un peligro porque son altamente adictivas y más aún para las personas de bajos recursos.

De acuerdo con los jugadores “ganar” no es el objetivo, esto va más allá, la adicción consiste en seguir consiguiendo monedas para que el gusto por las máquinas duré un poco más, ganen o no, siguen jugando hasta que el dinero se les termina.

El problema no son las máquinas, sino la finalidad con la que están hechas, ya que las personas se enganchan en el juego hasta conseguir una victoria pues eso les produce un placer inigualable que proviene de los estímulos que “ganar” les produce, pero no interesa cuándo ganaron o cómo fue, la adicción es visible desde que lo que importa es conseguir más monedas para continuar. 

Hay personas que incluso han gastado su salario íntegro para no despegarse de la máquina, o bien hay quienes han vendido su seguro de vida para obtener más dinero y depositarlo a las máquinas; esto es tan solo un reflejo de lo que sucede en los grandes casinos, pero las máquinas tragamonedas son más peligrosas ya que se encuentran al alcance de todos y los jugadores pueden comenzar desde muy pequeños a desarrollar ludopatía (la adicción al juego).

Es muy importante dejar de creer que la adicción al juego es una cosa de hombres, ya que la ludopatía no tiene género y las máquinas tragamonedas son un ejemplo perfecto, ese es un juego que se encuentra al alcance de absolutamente todos.

Geertz argumentó que eran una distracción para «mujeres, niños, adolescentes… los extremadamente pobres, los socialmente despreciados y los personalmente idiosincrásicos». Lo preocupante es que la sociedad da por sentado que la ludopatía es para personas adineradas que pueden costear su enfermedad, pero las máquinas tragamonedas han venido a demostrar que no es así, ya que no sólo se encuentran en los grandes casinos de Las Vegas, sino que están en todos lados, sobre todo en las calles.

Los psicólogos han reconocido que las máquinas tragamonedas son más peligrosas que ningún otro juego, ya que el rival es una máquina impredecible y los juegos como la lotería son quizá una cuestión de suerte frente a un rival humano. Los expertos han pedido que el uso y la venta de éstas máquinas sean reguladas en todos los países, pues están hechas para que el ser humano no pueda parar de utilizarlas.

Fuentes:

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s