Del alcohol a otras adicciones

La adicción al alcohol es sólo un paso a otros problemas aún más graves, otras adicciones y trastornos mentales que se generan a largo plazo cuando la primera no se atiende.

En los casos más frecuentes las personas que presentan alcoholismo ya sea leve, moderado o severo, tienen también enfermedades como la ansiedad o la depresión y a esto se le llama “patología dual”, sin embargo, los expertos han encontrado que pueden presentarse otro tipo de enfermedades en conjunto con la del alcoholismo.

Cuando hay una patología dual la enfermedad se puede atender en una institución como los llamados “Alcohólicos anónimos” y hasta con un psiquiatra si así se requiere.

También existe la dipsomanía y se presenta principalmente en los jóvenes, refiere a aquellos que aunque no son adictos al alcohol, sí presentan cierta necesidad por beber frecuentemente y cada vez que se lo pueden permitir.

La dipsomanía puede tener antecedentes de presenciar el comportamiento de un alcohólico, por ejemplo, está comprobado que “si alguno de los padres fue alcohólico, un hijo tiene “seis veces más el riesgo” de padecer alcoholismo. Dicho riesgo se incrementa si además tuvo una experiencia temprana —digamos a los 12 años— con el alcohol.

El consumo de alcohol puede afectar la conducta de una persona que tenga déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ya que al beber hay un alto riesgo de que se presenten comportamientos desmedidos y compulsivos; así mismo afecta a quienes presentan el trastorno obsesivo compulsivo y genera más ansiedad. 

Es de esta manera en la que el consumo de alcohol puede afectar aún más a ciertas personas que tienen algún trastorno mental y lo pueden agravar, además de esto las personas consumidoras también pueden volverse adictas a la cafeína, al consumo de comida ultra procesada, o a los refrescos. 

No se necesita ser adicto al alcohol para presentar una patología psiquiátrica, en realidad el consumo leve o bajo también está asociado a presentar incluso el trastorno límite de la personalidad, el narcisista, el histriónico, entre otros trastornos mentales.

Es importante que cualquier persona que presente una patología como las ya mencionadas debe ser tratada por un especialista para ayudar a que dejen de consumir dicha sustancia y tratarse adecuadamente.

Fuente:

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s